Soportes de cámara. 3 (de 4). EL TRAVELLING

En el mercado profesional podemos encontrar un abanico muy amplio de tipos de estos soportes, y cada día aparecen nuevos ingenios adaptados a las nuevas necesidades y tipos de cámara posibles.

En anteriores artículos de Mundo Videoclip ya hicimos un repaso de la Steadycam y de la Grua.

En esta ocasión nos centramos en el TRAVELLING.

TRAVELLING

Convencionalmente se puede llamar TRAVELLING al movimiento de la cámara cuando esta se desplaza en el espacio horizontalmente, indistintamente de con que soporte se realice este movimiento. No obstante, si hablamos de soportes de cámara, definimos el TRAVELLING como un mecanismo compuesto por railes, que permite desplazar una cámara (soportada por un carro o dolly) horizontalmente sobre el.

Dicho de otra forma, el Travelling es una especie de vía por la que se mueve la cámara, como si de un trenecito se tratara.

El Travelling por tanto tiene una longitud definida y el movimiento de la cámara estará limitado por esa longitud.

Tradicionalmente los Travelling han sido siempre sistemas robustos y pesados, que obligaban a contar con una gran logística para transportar, manipular, montar y desmontar el artilugio. No obstante, en la actualidad podemos encontrar muchos modelos de travelling bastante más ligeros, que facilitan mucho su uso.

Paralelamente, han aparecido en el mercado unos sistemas ultraligeros y reducidos, que convencionalmente llamamos “sliders” que simulan el movimiento travelling, ideal para cámara pequeñas y situaciones donde se requiera poca logística y facilidad de uso.

Los sliders son mini travellings, por donde también se desplaza la cámara, sobre una mini dolly.

Un combo interesante es la integración de una grua sobre el travelling. Permitiendo hacer una sincronización de movimientos muy cinematográficos.

PROS: Movimientos muy suaves y firmes. Resultado muy atractivo y cinematográfico.

CONTRAS: Poca flexibilidad de movimiento. Requiere logística importante.

Soportes de cámara. 1 (de 4). LA STEADYCAM

En toda grabación audiovisual (y por supuesto en los videoclips) se requiere unos soportes de cámara, que no son otra cosa que artilugios mecánicos o eléctricos donde “anclar” la cámara y que sirven para sostener la misma, así como para otorgarle una serie de movimientos.

En el mercado profesional podemos encontrar un abanico muy amplio de tipos de estos soportes, y cada día aparecen nuevos ingenios adaptados a las nuevas necesidades y tipos de cámara posibles.

En MundoVideoclip vamos a repasar los más importantes.

STEADYCAM

Según la definición de Wikipedia, La Steadicam es el nombre comercial del primer estabilizador de cámara, consistente en un sistema de suspensión y brazo recto con soporte para la cámara y sistema de contrapesos, el que se puede complementar con un brazo isoelástico adosado a un chaleco o body como se le conoce para aumentar el tiempo de utilización en tomas largas, ya que el peso se traslada de los brazos del operador a las caderas del mismo. El sistema permite llevar la cámara de cine o televisión atada al cuerpo del operador de cámara mediante un arnés. Compensa los movimientos del operador, mostrando imágenes similares al punto de vista subjetivo del personaje”

Con la steadycam se pueden conseguir movimientos horizontales con cierta libertad, donde el operador puede moverse a su antojo por el espacio, e incluso subir escaleras o desniveles.

La steady absorbe las vibraciones y los movimientos bruscos, devolviendo una sensación de “flotabilidad”.

Desde los 80, la steadycam se ha utilizado mucho en cine, pero también en TV o en videoclips.

Con la aparición de videocámaras más ligeras, también aparecieron steadys más ligeras y económicas.

Actualmente existen muchos tipos de steadycam y muchas variantes técnicas, como ejemplo el GIMBAL de 3 ejes, donde el tipo de movimiento y uso es muy similar a la steady convencional, pero basa su estabilidad en un sistema de pequeños motores eléctricos, a diferencia de la steady de siempre, que usa un sistema mecánico.

El manejo de la steady requiere una habilidad especial y bastante experiencia, y suele ser operada por profesionales especializados.

PROS: Sistema rápido y económico de estabilizar una cámara. Aporta mucha libertad.

CONTRAS: Requiere habilidad. Aunque genera estabilidad, los movimientos no son tan precisos como con otros soportes.

Top 5 videoclips más vistos

A continuación, el top 5 de los videoclips con más views, realizados por nuestra productora! (vistas de youtube, a fecha agosto del 2017)

5. ALTA TENSIÓN

Abre la lista, con 106.000 visitas, este divertido videoclip que hicimos para Lucas Masciano.

 

4. MAKE IT HAPPEN

Cristian Corona protagoniza el cuarto videoclip más visto, con 118.000 visitas. Es el sexto videoclip que hemos creado para el sello Clamore Records.

 

3. GLORY

La artista revelación Aliice nos dejó lucirnos con este videoclip, que ya cosecha 125.000 visitas en youtube.

 

2. TENGO DERECHO

Coraluna nos trae el número 2, con 132.000 vistas. Este fue el primer videoclip que hicimos para la artista de Jaen.

 

1. BAILAME

Y finalmente, en el número 1 y con más de 245.000 visitas, encabezamos la lista con nuestro “Bailame” de Marco Banderas y Dinio (la noche le confunde…).

 

BONUS TRACK. NOCHE DE ESTRELLAS

Si ampliamos el ranking también a los videoclips en los que hemos colaborado (no solo dirigido y producido), el videoclip más visto y con un número de visitas que asusta ( 16.559.000 visitas ), se encuentra este hit de Jose de Rico y Henry Mendez, que seguro que habrás bailado cada sábado en tu discoteca.

 

Así que ya sabes. Si quieres que tu videoclip también luzca cifras como estás (o muchas más), confía en profesionales y trabaja con los mejores.

Videoclips a vista de pájaro (vídeo con drone)

No cabe duda que la tecnología drone ha venido para quedarse. Estos aparatos voladores han irrumpido en varios sectores, como la agricultura, ingenierias, transporte… y como no, el sector audiovisual.

Esta revolución viene dada, en gran parte, gracias al aporte de la marca DJI, creadora de su milagrosa serie Phantom.

Y pese que a DJI le han salido muchos competidores, la serie Phantom y la serie Inspire (para los más pudientes) siguen siendo modelos ideales para la grabación estandar de vídeo aéreo.

El mundo del videoclip no es ajeno a esta revolución, y cada vez más son los videos que incorporan, como recurso, la captación aérea de secuencias.  Y es que, por lo general, nos gusta mucho observar la cotidianeidad desde un punto de vista diferente o perspectiva nueva. Filmar las cosas desde arriba nos puede aportar espectacularidad, frescura y ritmo.

La primera cosa importante a tener en cuenta a la hora de ponernos a volar es  la legislación de cada pais. En España ( y practicamente en toda Europa) la normativa es muy clara, y está regulada por AESA (agencia estatal de seguridad aerea) .

Para poder volar profesionalmente un drone como el Phantom III, es necesario ser piloto autorizado. Necesitaremos la siguiente documentación:

– Certificado Médico

– Certificado teórico de piloto

– Certificado práctico de piloto

– Seguro obligatorio (para el drone)

– Autorización como operadora

– Chapa identificativa en el drone

Una vez tengamos todos estos requisitos y nos lancemos a volar con nuestra aeronave, tendremos que vigilar las siguientes limitaciones normativas:

  • Está prohibido sobrevolar zonas urbanas
  • Está prohibido sobrevolar aglomeraciones de personas
  • Está prohibido sobrevolar zonas de tráfico aéreo (especialmente cerca de aeropuertos)
  • Altura máxima 120 metros
  • Distancia máxima 500 metros (se podria enviar a más de 500 metros si nos concedieran un NOTAM, pero es algo bastante improbable)

Tampoco se pueden sobrevolar parques naturales o zonas protegidas.

Aunque es cierto que las limitaciones legales son muy notables, con un empleo inteligente y eficaz del drone, se pueden obtener unos planos espectaculares con estas máquinas.

En particular, los drones de la serie Phantom ofrecen calidad a un precio razonable. Hablamos de una aeronáve profesional, de uso facil. Facil, porque los automatismos y ayudas de la máquina hacen que volar con ella sea casi un juego de niños. No obstante, no hay que confiarse y la manipulación de estos drones tiene que hacerse con responsabiliad, conocimiento y experiencia, para evitar accidentes (todos recordamos aquel concierto de Enrique Iglesias…)

La calidad de imagen que nos ofrece el Phantom es muy digna. Quizás es algo limitada para su uso en cine, no tanto por la resolución (hay modelos en 2.7 y en 4k) sino por su rango dinámico y la compresión. Pero no se puede pedir más a una máquina que ronda los 1.000 euros, pesa 1.3 kg, vuela y además graba vídeo profesional, ideal para videoclips y proyectos (no tan) low cost.

Así que, no te cortes y deja volar tu imaginación, y rueda tu videoclip con un drone.

Eso sí, como siempre confía en los profesionales del sector. No solo te evitarás problemas legales (y una tediosa multa de AESA), sino que contarás con la experiencia y oficio suficientes para exprimir al máximo estos juguetes, que tanto nos gustan.

Abróchense los cinturones que despegamos…