SLOWMOTION, o como hacer cámara lenta.

Hoy vamos a hablar de la técnica del SlowMotion, o dicho de otra forma, de las cámaras lentas en los videoclips musicales.

El SlowMotion es una técnica que consiste, básicamente, en conseguir clips de vídeo que se reproduzcan a una velocidad notablemente más baja de lo normal, obteniendo así momentos fotográficamente muy estéticos y con cierto encanto visual.

Pero, ¿como se consigue?

Un vídeo o película normal se graba y reproduce a una velocidad de 24 o 25 fotogramas por segundo (fps). Se suele usar 24 tradicionalmente en el cine y 25 tradicionalmente en TV. En internet (youtube, por ejemplo) es indistinto usar 24, 25 u otras velocidades, y dependerá del criterio artístico del creador de ese vídeo.

Para obtener Slow Motion basta con que durante la grabación usemos una velocidad de paso superior a 24 o 25.

Por ejemplo, podemos grabar a 48 fps para obtener posteriormente una cámara lenta con una velocidad 50% más lenta de lo normal (sobre una base de reproducción de 24 fps), o a 50 fps para una base de 25 fps.

Pero si queremos conseguir una cámara lenta más acusada, tendremos que recurrir a grabaciones con cadencias superiores a 48-50.

Siguiendo esa regla de tres, endentemos que si grabamos a, por ejemplo, 96 fps o 100 fps, obtendremos una cámara lenta de un 25% respecto a la velocidad normal.

Y así progresivamente.

Matizar que es tan importante la velocidad de grabación como la de reproducción, porque de nada serviría que grabásemos a 50fps, y luego reproducimos el clip también a 50fps. No conseguiríamos ver ninguna cámara lenta, y además nos generaría una sensación de textura plástica demasiado realista, alejándose por tanto de las estéticas cinematográficas que tanto nos gustan.

Para trabajar esta técnica necesitamos, por tanto, una cámara que permita grabar a más de 48 fps.

Afortunadamente, hoy en día existen en el mercado una gran surtido de cámaras de cine profesionales que permiten registrar a dichas velocidades de paso.

Por ejemplo, la cámara de cine URSA mini 4.6k de BlackMagic permite grabar hasta 120 fps (reales) en 2k de resolución. Sin dudas una opción muy interesante.

Aunque si queremos explorar el mundo desde una perspectiva muy diferente, como si el tiempo si hubiera casi detenido (pero no), tendremos que buscar cámaras especializadas en slow motion, que si bien no son aconsejables para un uso genérico, en lo que se refiere a la grabación de cámaras lentas no tienen competencia. Y en ese rango encontramos la famosa Phantom que, en las versiones más extremas, ¡pueden hasta con relaciones de más de 100.000 fps ! (si, se que te acaba de reventar la cabeza imaginándolo…)

En los videoclips musicales es muy habitual usa esta técnica, y es que se pueden conseguir situaciones muy sugerentes y elegantes con un poquito de slow motion. Nos encanta observar el mundo poco a poco…

Y después de tanto “rollo” técnico, para muestra un botón. A continuación un videclip internacional del grupo FUN, donde la técnica del super slow motion ha sido fundamental:

Y aquí un videoclip marca de la casa con un uso más discreto del slow motion:

Y no lo olvides, tanto para emplear la técnica del slowmotion como para cualquier otra técnica, confía en los profesionales de la creación de videoclips.

Chroma (fondo verde) en los videoclips

Como creador de videoclips (he realizado más de 70 videos musicales), he observado una demanda creciente del uso del chroma en los encargos de videoclips.

Cada vez más muchos artistas que solicitan un nuevo videoclip, se interesan y preguntan por esta técnica (tan rara y desconocida para muchos).

La mayoría de las veces este interés en el chroma viene dado, sobretodo, por la creencia de que con esta técnica se abaratan mucho los costes y es posible hacer un video espectacular con “4 duros”, y todo con el simple uso de un fondo verde y un ordenador con after efects.

Pero nada más lejos de la realidad… Veamos porqué.

 

COMO SE HACE UN CHROMA?

Para empezar, necesitaremos un fondo de color verde, azul, o cualquier color vivo o llamativo que difiera notablemente de los colores que contenga el sujeto/objeto que queramos colocar delante de la cámara.

La iluminación del chroma debe conseguir un tono uniforme y plano, sin sombras o degradados. El sujeto/objeto debe iluminarse independientemente del fondo. Para ello lo intentaremos separar lo máximo posible del fondo.

Para evitarnos problemas, la vertiente más basica del chroma nos dice que tenemos que grabar con trípode. No moveremos la focal ni el zoom, e intentaremos que el plano sea estático.

Una vez grabado, editaremos el clip en cualquier progama de edición (after-efects, premiere, final cut…).  Si lo hemos hecho bien, podremos disponer del sujeto/objeto recortado en una capa independiente. A partir de aquí podremos incorporar detrás de esa capa la imagen/video que deseemos.

Esta técnica es muy util para realizar pequeños efectos que complementar el vídeo “convencional”.  Como por ejemplo:

pero….EL CHROMA TIENE SUS PEGAS

No obstante, para realizar montajes más complicados, que incorpore recrear fondos tridimensionales reales o creados en 3D por ordenador, que incorpore movimientos de cámara, o que busque cierto hiperrealismo será imprescindible contar con un equipo humano y técnico muy amplio que, sin dudas, va a condicionar toda la producción notablemente, empezando por encarecerla mucho.

Aunque es algo individual de cada proyecto y es dificil generalizar, como tónica habitual se puede afirmar (y romper el mito) que la técnica del chroma NO abarata la producción, sino que incluso la puede encarecer. Y por supuesto la condiciona artistica, logística y técnicamente.

Así que, al igual que con cualquier otra técnica, el chroma se debe emplear inteligentemente, en su justa medida y solo cuando sea conveniente.

Por tanto antes de plantear tu videoclip integramente en chroma, averiguar si realmente es tan viable y barato como te imaginabas. Confia en los profesionales y déjate aconsejar.